Blogia
Informacion Alternativa en Extremadura

Cáritas y Faciam reivindican un “compromiso permanente” en el Día de los Sin Techo

Cáritas y Faciam reivindican un “compromiso permanente” en el Día de los Sin Techo Necesito un techo. Y respeto, afecto, formación, seguridad, autonomía…Derechos a Tiempo Parcial” será el lema de este día, que tendrá lugar mañana día 20 de noviembre, y cuyo objetivo será concienciar a la población y a las Instituciones de la importancia de un compromiso definitivo sobre un problema que afecta ya a casi 30 mil personas.

 

 

Los sin techo, aquellas personas que carecen de donde cobijarse, o los sin hogar, gente que viven en centro de acogidas, donde viven temporalmente, necesitan un proceso para salir de esa exclusión social en la que se han visto obligados a existir. Este transcurso a veces es muy largo, de varios años; y poco se le puede ayudar a aquel que necesita salir de una drogodependencia dándole amparo unos pocos días y dejándolo marchar.

La campaña “Necesito un techo…” se basa en 5 puntos según los cuales modifican la manera corriente de actuar ante estas personas, y buscan una mayor actividad por parte de los ciudadanos y las instituciones para evitar desde un principio estas situaciones y lograr que aquellos que ya se encuentren en esta situación puedan salir de ellas lo antes posible. Estos 5 puntos pretenden dar respuesta a preguntas como qué habría que hacer o qué se propone.

Las organizadoras de este evento invitan a reflexionar y a concienciar a la población de la importancia del concepto de ayuda permanente, de forma que no se hasta que el problema de cada indigente quede solucionado, con una inserción total en la sociedad, sin que se limite su auxilio a darle algunos días de comer y proporcionarle techo sin tener en cuenta que se trata de un proceso largo, a veces de varios años.

Esta iniciativa, que cumple ya varios años, está organizada por Cáritas y Faciam, apoyado por Feantsa España y financiado por el Ministerio de Trabajos y Asuntos Sociales.

Aunque pueda parecer un problema que afecta sólo a un número no muy grande de personas, si se contabiliza como se hace en otros países europeos a los que viven en condiciones de vidas ínfimas dentro de chabolas esta cifra rondaría los 3 millones.

En la campaña se recuerda la grave situación de exclusión que vive aquel que no posee un bien tan deseado y común en nuestros días, tener un techo bajo el que cobijarse, y que puede llevar a las llamadas tres D: Desánimo-Desesperanza-Dependencia.

El difícil trabajo por la inserción debe reunir tres elementos imprescindibles:
Facilitar el derecho a los derechos cívicos y sociales. Aquellos derechos que cualquier ciudadano dispone, como pueden ser el respeto a la dignidad, a la vivienda, a la salud, son precisamente los derechos que no tienen los sin techo.

Ayudar a reencontrar sentido a la vida, que les anime a intentar mejorar.

Ampliar y mejorar el mundo de las relaciones. Todos, los compañeros, vecinos, y sobre todo la familia y los amigos son elementos cuyo apoyo nunca deben faltan en el transcurso de nuestra vida.
La ausencia de algunos de estos lazos afectivos puede provocar una situación de desamparo que esté obligando a la persona a abandonar lo poco que tiene para vivir en la calle. Asimismo, habría que dar respuesta a todas las necesidades del ser humano como:

Derecho a la dignidad
Protagonismo, dándoles responsabilidades
Favorecer las relaciones ya existentes (no separar parejas)
Potenciar la autoestima, valorar logros
Cuidar la dimensión cultural, facilitarles espacios e imágenes

El crecimiento del individuo se desarrolla con una cultura y unos modelos que le sirva para sentirse útil e integrado y donde pueda aportar sus propias ideas y perspectivas. Por ello surge la necesidad de un espacio donde se le atienda en el aspecto didáctico y formativo, para poder cuanto antes poder formar la base de un progreso intelectual propio, que lleven a cabo ellos mismos.

No sólo las administraciones públicas tienen su papel en esta situación. La  sociedad debe tener un papel muy importante para que la persona que se haya visto excluida de ella pueda volver y sentirla como propia.

Por eso, los objetivos de la campaña van dirigidos tanto al Estado como a los mismos ciudadanos, con peticiones como  garantizar los derechos sociales y la igualdad de oportunidades  a todos los ciudadanos, impulsar la coordinación  entre los servicios públicos y la iniciativa privada y dar la cobertura legal necesaria.
      
Según los datos recogidos en la Memoria anual, Cáritas destinó en 2004 en toda España 15.265.199,92 euros a los programas para personas sin hogar y se atendieron a un total de 108.384 usuarios.

http://www.meridaaldia.com/content/view/8574/4/
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres