Blogia
Informacion Alternativa en Extremadura

HASTA EL 23 DE JULIO ARDIERON 36.000 HECTAREAS, SIENDO LA PRINCIPAL CAUSA LAS PRACTICAS AGROPECUARIAS

HASTA EL 23 DE JULIO ARDIERON 36.000 HECTAREAS, SIENDO LA PRINCIPAL CAUSA LAS PRACTICAS AGROPECUARIAS

Finalizado el mes de julio Ecologistas en Acción hace balance de la situación de los incendios forestales durante este año. La organización ecologista demanda mayor atención y control sobre determinados usos del fuego causantes de la mayoría de los incendios forestales acontecidos hasta la fecha.  

Ecologistas en Acción considera que unas condiciones meteorológicas menos extremas que las de los dos últimos años y una mayor sensibilización de la población y de las administraciones competentes han contribuido a la reducción del número de incendios superiores a una hectárea y de la superficie quemada. Igualmente, hay que señalar una mejora en la coordinación de los dispositivos de extinción de incendios entre las Comunidades Autónomas y el Ministerio de Medio Ambiente.

Un análisis provisional de las causas de los incendios, corrobora lo que venimos denunciando desde el comienzo del periodo de máximo riesgo. La mayoría de los incendios forestales que ha supuesto la pérdida de más de 36.000 hectáreas hasta finales de julio en toda España, se ha debido a prácticas agropecuarias como la quema de rastrojos o de área de matorral para la creación de pastizal. También destacan los incendios provocados por cosechadoras en la tarea agrícola, y sobre todo, por el uso del fuego en áreas de acampada o de barbacoas.

En consecuencia, Ecologistas en Acción considera esencial adoptar medidas en los siguientes aspectos:

- Regulación normativa, y en su caso prohibición, de determinadas prácticas y usos del fuego en el medio natural (actividades agropecuarias y lúdicas-recreativas).

- Un mayor control de las actividades autorizables donde se contemple el uso de fuego, en áreas limítrofes a espacios forestados.

- Restringir y contener el crecimiento urbanístico en terrenos forestales o próximos a éstos, especialmente si se trata de urbanizaciones distantes y aisladas de los núcleos tradicionales de población.

- Obligar a los responsables locales y privados la adopción de medidas preventivas que garanticen un nivel de protección y seguridad adecuada para personas, bienes y el medio natural.

Durante los siete primeros meses del año el número de conatos, (incendios forestales con una superficie afectada de menos de una hectárea), ha sido un 40% menor respecto al mismo periodo del pasado año. En total han sido 6.158 los conatos contabilizados.

Este año, la superficie calcinada se sitúa alrededor de las 36.000 hectáreas, mientras que el año pasado se elevó la cifra hasta las 100.000 hectáreas. Respecto a los grandes incendios forestales, (que son aquellos en los que se superan las 500 hectáreas), este año se han producido 6 mientras que en 2005 fueron 17.

En casi todas las comunidades autónomas ha habido incendios forestales, pero una vez más destaca Galicia, donde se han llegado a contabilizar casi 20 incendios forestales activos en un solo día, algunos de pequeña entidad en cuanto a superficie afectada, pero de grave riesgo para la seguridad de las personas, como ocurrió en Vilanova, donde los vecinos tuvieron que desalojar sus residencias ante el avance de las llamas. También se dio una situación de riesgo elevado en el conato de incendio forestal, achacado eufemísticamente a las altas temperaturas y a la presencia de maleza seca, ocurrido dentro de perímetro de seguridad de las instalaciones de refinería ubicada en A Coruña, donde una intervención rápida y eficaz de los servicios contraincendios de la misma refinería, evitó la propagación del fuego en las inmediaciones de las instalaciones.

Las numerosas situaciones donde se ha tenido que proceder al desalojo de cientos de personas, bien de sus residencias habituales, como de las numerosas urbanizaciones localizadas en terrenos forestales destinadas preferentemente para un uso vacacional, demuestra, que estamos ante un aumento progresivo del grado de vulnerabilidad para personas y bienes, así como el riesgo de incendio forestal. Las 1.500 personas evacuadas de las urbanizaciones enclavadas entre pinares en término municipal de Conil (Cádiz), ha podido ser el caso más patente de un comportamiento negligente por parte de las gestores públicas en materia urbanística y ambiental que consienten y autorizan urbanizaciones en áreas de influencia forestal. La construcción de estas urbanizaciones implica una mejora y aumento de las infraestructuras de comunicación, muy especialmente carreteras, que eleva aún más el riesgo de incendio forestal por diversos motivos (chispas, accidentes, abandono de elementos incandescentes, etc.). Las imprudencias durante la construcción de infraestructuras y en concreto unas chispas durante las obras de construcción de la autovía A-66  fueron la causa del  incendio de Cañaveral (Cáceres) donde ardieron cerca de 2000  hectáreas.

En este sentido, es fundamental demandar a las Administraciones públicas su responsabilidad en cuanto a los necesarios y obligados Planes de Autoprotección o actuaciones de prevención, que deben de establecerse en todas las localidades, instalaciones, infraestructuras de comunicación, casa rurales, urbanizaciones legales e irregulares, etc. El riesgo de incendio forestal y el grado de vulnerabilidad se reduciría en cierta medida si se elaborasen los citados planes de autoprotección y medidas de prevención.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres