Blogia
Informacion Alternativa en Extremadura

Atlas mortandad y Refinería de petróleo en Extremadura

Atlas mortandad y Refinería de petróleo en Extremadura

Durante casi tres años, tanto la empresa Alfonso Gallardo como los principales dirigentes de la Junta de Extremadura han tratado de convencer a los ciudadanos de Tierra de Barros en particular  y a todos los extremeños en general, que la instalación de un complejo petroquímico, cinco centrales de ciclo combinado, una siderúrgica en vías de duplicar su producción, una cementera pendiente también de una posible ampliación al doble de la actual y todo ello en un radio de aproximadamente 50 Km. no va a afectar en absoluto la salud y calidad de vida de los ciudadanos que pueblan la referida zona.

Su argumentación es que existe una legislación muy exigente que marca unos límites a la contaminación de obligado cumplimiento que protegen sin la menor duda la salud de estos ciudadanos.

Desde la Plataforma ciudadana Refinería NO hemos mantenido desde el primer momento que los límites legales no son equivalentes a límites de seguridad para la salud. En primer lugar porque la metodología científica actual impide establecer con fiabilidad la relación causa efecto de los diferentes contaminantes y mucho menos establecer las concentraciones que se pueda considerar inocuas para las personas.

En el diario El País del 31-8-2007 se presenta El primer Atlas municipal de mortalidad por cáncer en España, de 157 páginas, realizado por el Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos lll, que depende del Ministerio de Sanidad, "ha destapado grandes aglomeraciones de casos en Cádiz, Huelva, Cataluña, Asturias o País Vasco, que sólo se explican por la contaminación industrial. En estas zonas, la probabilidad de contraer un cáncer de pulmón, laringe, tejido conjuntivo es hasta tres veces mayor que en el centro de la Península".

El responsable del estudio, Gonzalo López Abente, sentencia con una frase sus hallazgos:" Los genes no explican estos patrones de distribución. Hay claras desigualdades ambientales", "se observa que los casos siguen el patrón de la industrialización en España, con una concentración en polos como Asturias, Huelva, Cataluña o País Vasco".

En su día, el anterior presidente de Extremadura dijo que, le bastaba que le presentásemos el nombre y apellidos de un sólo fallecido o enfermo por vivir cerca de un complejo petroquímico para que este proyecto no siguiera adelante. Se intuía que la pregunta era retórica. En epidemiología no se trata de casos aislados y en la mayoría de los casos la concreción es imposible. Se trabaja con parámetros como la incidencia, prevalencia, tasas de mortalidad, tasas de morbilidad etc. El Presidente ajeno a la medicina, pero eso sí, dispuesto a tratar de convencer a los ciudadanos, con sus opiniones profanas a las ciencias de la salud – ¿intrusismo?-,  que las industrias pesadas no repercuten sobre la salud de los ciudadanos.

La presidencia ha cambiado. Esperamos que el nuevo, que no es profano a la medicina y a la vista de este nuevo estudio, cambie de opinión y actúe en consecuencia para respetar un derecho fundamental como es el de la preservación y promoción de la salud. Ya debería intuir algo sobre los resultados del estudio cuando declaró públicamente que "la refinería de petróleo es necesaria y positiva pero el no viviría en Villafranca de los Barros". Nos vino a decir que por el bien común a veces tenemos que "sacrificarnos". Puso como ejemplo la expropiación de una parte del terreno de un chalet por una obra de interés general, o las molestias de vivir cerca de un centro comercial que ocasiona ruidos y dificultad de aparcamiento. Suponemos que fue sin ánimos de ofender.

En  El país del sábado 1 de septiembre de 2007 aparece un titular que dice: La Junta andaluza se enfrenta a Sanidad y rebate la estadística oficial de tumores.

Según afirma la noticia, la clave del malestar de la Junta con el ministerio es que el estudio no estaba pensado para salir en los medios.

Las cosas parece que empiezan a aclararse. Los responsables políticos no aceptan los veredictos que emiten los  técnicos, cuando esto, supone admitir la responsabilidad en la muerte por cáncer de algunos de sus conciudadanos. Y todo ello, por no haberse aplicado el principio de precaución, en pro de un supuesto desarrollo para el pueblo.

En Extremadura ante el descabellado modelo de industrialización, adoptado por los que gobiernan, sólo la Plataforma Ciudadana Refinería NO ha planteado ante la ciudadanía el tema de su perniciosa influencia sobre la salud de los extremeños. Eso si, desde la Junta de Extremadura y a través   de toda su red de poder, se ha intentado silenciar o amortiguar nuestra labor informativa.

En su día, un afamado catedrático de Medicina Interna de la UEX para justificar la instalación de la Cementera Balboa argumentaba que no existían estudios que relacionaran el cemento con enfermedades. ¿La no existencia de estudios explica algo?

En la actualidad y en relación a la refinería de petróleo -crudo pesado- , las centrales térmicas, las siderúrgicas, las cementeras, nucleares, minas de uranio y lo que venga, en Extremadura, ningún   estamento sanitario, sea la Consejería de Sanidad, la Facultad de Medicina, el Colegio de Médicos, los Sindicatos Médicos, las Asociaciones Contra el Cáncer..., nadie dice ni pregunta nada.

¿Esperaremos a que dentro de 15-20 años aparezcamos en el  Atlas municipal del cáncer del Ministerio de Sanidad en los niveles de Cádiz o Huelva?

Ah, y por favor que no nos salgan con lo de las MTD (mejores técnicas disponibles) eso ya sería delictivo. ¿Por qué no se están aplicando en Huelva, Cádiz? Las MTD sólo nos dicen que van a utilizar lo mejor que la técnica dispone en estos momento para contaminarnos menos, pero no que se vaya a evitar. Aquí surge de nuevo la gran pregunta. ¿Se conoce realmente la relación causa efecto de los múltiples contaminantes primarios, secundarios y sus interacciones? Y la otra gran cuestión, una vez se resolviera la primera -que aún no-, ¿Que límites y durante cuanto tiempo son inocuos para las personas y el medio ambiente  los diferentes contaminantes?, teniendo en cuenta que las condiciones climáticas en la comarca de Tierra de Barros, no son favorables para la dispersión y disolución de gases, estando ya a niveles de ozono elevados debido a la baja pluviosidad, altas temperaturas y poco viento.

Desde la Plataforma Ciudadana Refinería NO hacemos un llamamiento a la ciudadanía extremeña, para que por solidaridad con los afectados o "sacrificados" por estos proyectos industriales, exijan que se abra un debate transparente y profundo sobre la conveniencia o no de que  la Junta de Extremadura siga defendiendo y participando en el proyecto Balboa

Igualmente rogamos a los profesionales de la salud que sean sensibles a esta problemática, aporten sus conocimientos y públicamente los manifiesten. Es   decir, que se realice una labor de información y de opinión sobre salud ambiental. Muchos ciudadanos dependen de la implicación de los profesionales para el mantenimiento y promoción de su salud.

Por un desarrollo respetuoso con la salud y el medio ambiente.

Pedro Vicente Sánchez Rodríguez

Médico de AP

Portavoz de la Plataforma Ciudadana Refinería NO

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Anónimo -

Toda la información sobre la refinería:
http://www.kaosenlared.net/refineriano

José Luis -

Comenzaba a creer que era yo el único preocupado por el tema de la refinería.
Desgraciadamente, el diario más vendido de la región muestra sin tapujos su apoyo a Gallardo, por algo es el más vendido.
Demos fuerza a este página de información alternativa.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres