Blogia
Informacion Alternativa en Extremadura

Refineria: Demasiadas preguntas sin respuestas

Refineria: Demasiadas preguntas sin respuestas Alfonso Dominguez Vinagre. Secretario General Sindicato Oficios Varios de Cáceres

31-08-2005

En el proyecto de refinería de Tierra de Barros se juega mucho, efectivamente, nuestra tierra. Y hay demasiados interrogantes abiertos como para dar por zanjado el debate.

¿Realmente el ciudadano extremeño de a pie está recibiendo una información veraz y completa sobre el proyecto de refinería? ¿Sobre su coste sanitario, social o medioambiental? ¿Sobre, por ejemplo, los entresijos de la trama financiera del proyecto? ¿Conoceremos en verdad cuánto dinero público, el que sale del bolsillo ciudadano, se desviará para financiar esta arriesgada aventura privada? ¿No tenemos democrático derecho a toda esa información?

¿Existe realmente, por otra parte, un debate objetivo y equilibrado donde los contendientes gocen de idéntica capacidad de interlocución? ¿Quién violenta? ¿Quién silencia? ¿Quién se preocupa de dar respuesta racional a los argumentos racionales? Demasiados los interrogantes; pobres, descalificadoras e insatisfactorias la mayoría de respuestas. ¿Quién, por ejemplo, responderá por los vertidos y las emisiones? ¿Alguien piensa realmente que tras las genéricas declaraciones de buena intención medioambiental propias de cualquier mediocre proyecto estándar subvencionable, de las alabanzas a la bondad de la última tecnología punta y de las promesas de ser buen cumplidor de los límites legales no se hace sino vender una peligrosa moto minimizando el impacto contaminador?

¿Se ha tenido en cuenta, por ejemplo, el riesgo bacteriológico procedente de las balsas de afluentes donde se degradan los residuos pesados de la destilación, que las habrá a pesar de las muchas bondades de la alta tecnología? ¿Cuál sería el destino final de esas aguas residuales, auténticas bombas bacteriológicas? ¿Y cuál el de los residuos procedentes de la limpieza de los tanques de crudo?¿Cuál el destino último de los residuos sólidos? ¿Quién, cómo y dónde se gestionara el veneno que quedará tras todas las destilaciones, decantaciones, filtraciones y purificaciones y que necesariamente acabará en un sitio físico? ¿En qué clase de tratamientos mágicos se nos pide que depositemos nuestra fe y nuestra confianza? No los conocemos. No los hay.

¿Se han hecho públicas, otro ejemplo, las fichas técnicas de los derivados del petróleo y de las sustancias químicas que intervendrían en los procesos de refino y transformación? ¿Se han publicitado, es una exigencia legal, los rigurosos protocolos legales que como productos altamente tóxicos, cancerígenos y contaminantes conllevan? ¿Qué capacidad real, podríamos preguntarnos, tendría la planta de absorción del sulfídrico para evitar sulfuroso, y en definitiva lluvia ácida, en la atmósfera? ¿Debemos creer las promesas de niveles mínimos? ¿Se ha evaluado realmente el impacto medioambiental y socio-económico de estas emisiones? ¿Son compatibles con el régimen de cultivos de la tierra? ¿Quién, es necesario preguntarse, llevaría el control de las chimeneas, de los vertidos y de todo lo que se emite?¿Quién verifica, con qué criterios? ¿Quién controlará, a su vez las verificaciones? ¿La misma autoridad que está poniendo en juego todo su capital político en la defensa del proyecto? ¿Se conocerían públicamente las evaluaciones?
¿Hay hoy en día en todo el estado alguna administración o entidad gestora que esté realizando de modo independiente, correcto y publicitado esa tarea? ¿No entramos ya en el terreno de la “materia reservada”, donde el ciudadano no tiene ninguna opción de fiscalizar cumplimientos? ¿Es compatible, hay también que preguntarse, el proyecto con la gestión del cada vez más escaso recurso que es el agua? ¿De dónde saldrán los casi 8.000 m2 de litros de agua/hora reales, con un 20% de pérdida, que precisa la refrigeración de este tipo de instalaciones, sin contar el agua de consumo interno y las enormes cantidades que precisa el propio proceso de refino? ¿De dónde las cantidades que demandará la industria química auxiliar?¿Son compatibles esos consumos con el déficit hídrico creciente de la región? ¿Qué ocurriría en una situación de sequía prolongada, algo cada vez más frecuente a causa del cambio climático?

¿Se ha evaluado, otra cuestión no menos importante, el riesgo que supondría para nuestras ciudades, red ferroviaria y carreteras la circulación de miles de cisternas, trenes y camiones de productos altamente tóxicos y contaminantes? Como se puso de manifiesto en el escape de diclometano en la estación de RENFE de Cáceres, no estamos preparados en absoluto para ese riesgo.

Eso también va en la factura. ¿No aprendimos aún a no jugar con la salud? ¿Se ha preguntado alguien por qué hay tan pocos estudios epidemiológicos o toxicológicos fiables y públicos sobre la incidencia de los complejos petroquímicos en la salud de quienes conviven con ellos? ¿Por qué ese silencio estadístico ante un tema en el que ciudadano demanda información que le afecta directamente? ¿A nadie le resulta significativo, sin embargo, que se amplíen y abran nuevos centros y unidades hospitalarias de oncología y de enfermedades respiratorias en todas las zonas que soportan este tipo de instalaciones? ¿No es una inmoralidad afirmar que la incidencia de la industria petroquímica en la salud es despreciable? Hay gente que muere, y no poca.

¿Cuándo las estadísticas comiencen a reflejar incrementos sustanciales de los casos de cáncer de pulmón, se dirá entonces, como en Huelva, donde los casos de cáncer de pulmón casi doblan la media del estado, que se ha incrementado el tabaquismo?¿Que respuesta habrá para quienes comiencen a desarrollar cáncer de estómago, de riñón, enfermedades respiratorias y dermatológicas, alergias, cuando aparezcan las malformaciones? ¿No es una irresponsabilidad dejar de proyectar conjuntamente con la refinería la creación en Tierra de Barros de los servicios hospitalarios que van a necesitarse?

¿Firmaron UGT y CCOO su apoyo a la refinería sin garantizar siquiera la existencia de delegados sindicales de medio ambiente? ¿Conociendo la vaguedad e insuficiencia de todo lo relativo a seguridad y prevención? ¿Ignoran las jerarquías de estas organizaciones el proceso de precarización del empleo, de generalización de la externalización y la subcontrata, de las regulaciones de empleo que sufren actualmente los trabajadores de la industria petroquímica nacional? ¿Firmaron aún siendo conscientes de que buena parte del empleo será precario y de alta temporalidad? ¿Aclararon suficientemente sus fuentes de financiación para disipar toda sospecha sobre esa firma? ¿Qué entienden estos sindicatos por empleo estable y de calidad? ¿Ignoran que los trabajadores de la industria petroquímica de Tarragona tienen un porcentaje de riesgo de contraer cáncer un 2500% superior al del resto de la población (Fuente: Delegados de Salud Laboral de REPSOL-Tarragona), lo que supone un permanente, constante y silenciado goteo de muertes de trabajadores (cuatro muertes por cáncer sólo en el último mes)?

¿No preveen más alternativa para los parados extremeños que un matadero químico? ¿Alguien se cree, por otra parte, a estas alturas las cifras de empleos que se barajan? 3.000 dice Gallardo; 4000 especula UGT, 7000 sueñan los más ilusos. ¿Se tiene conciencia del altísimo grado de automatización creciente de la industria petroquímica?¿Se sabe, por ejemplo, que el bunker central de bombeo que controla toda la circulación de la red de hidrocarburos del estado es manejado por una sola persona desde una sala de control totalmente automatizada? ¿Qué para controlar 16.000.000 de litros diarios de salida de crudo, con dos personas basta?¿Hasta cuándo volveremos a caer en el engaño de las grandes cifras de empleo prometidas en vano? ¿Hasta cuándo la repetida estafa social? Los cálculos que hacen desde la CGT nuestros compañeros del sector petroquímico teniendo en cuenta todas las variables no van más allá de 700 empleos totales, incluída toda la industria auxiliar y el mantenimiento.

Aún así no serían pocos, pero: ¿Qué calidad de empleo y, sobre todo, a costa de qué? ¿Es esta la aportación que desde Extremadura pensamos hacer para contribuir solidariamente al compromiso planetario de frenar las emisiones que recalientan la atmósfera, alteran nuestro clima, desertiza nuestros campos y degrada nuestras condiciones de vida? ¿Aún no es hora de reaccionar? ¿No han sido lo suficientemente serios la advertencia y compromiso de Kyoto sobre el consumo depredatorio de energía? ¿Tan poco están dispuestos a hacer por él nuestros tristes políticos? No lo sentían así cuando pidieron nuestros votos.

¿No sería preferible que las gigantescas inversiones que manejaría el proyecto pusieran a Extremadura a la cabeza de Europa en la tecnología de las energías renovables, de producción de energía solar, de biocombustibles, con un impacto sobre el empleo mayor y con mayor proyección de futuro? ¿Qué modelo de desarrollo se está imaginando, en fin, para esta tierra en contra de los deseos y las esperanzas de la mayoría de sus hombres y mujeres? ¿De veras algunos creen candorosamente que tildando a quienes formulan estas y otras preguntas de radicales, irresponsables, demagogos, antidemócratas, infractores de la ley, antisistema…, que silenciando bocas y convirtiendo un ejercicio de democracia responsable en una cuestión de orden público, conseguirán que las preguntas y las dudas pierdan un ápice de su poder interrogador?

Demasiadas dudas fundadas, demasiadas cuestiones inquietantes para tan pobres y escasas respuestas por parte de unos políticos ciegos de poder y unos cuantos empresarios y listos ebrios de codicia.

Alfonso Domínguez Vinagre

Secretario General del Sindicato de Oficios Varios de Cáceres y comarca de la CGT.

http://www.agora.ya.com/cgtcaceres/
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

2 comentarios

croqueta -

Añadir a la magnifica exposición del asunto refinería balboa del Sr. Vinagre ,que existe ,sin dar a conocer al pueblo , un informe de CCOO desde su Secretaría Confederal de Medio Ambiente que se puede leer en la web
www.plataformarefineriano.com en donde se detallan tanto los posibles y graves riesgos para la salud y el medio ambiente como otras alternativas que \"crean uan red de puestos de trabajo sin contaminar \" asimismo , divide por tres el numero de puestos prometidos y \"cacareados \" para jugar con las ilusiones del pueblo .
¿No créen que es un fuente fidedigna ?
¿Por qué han ocultado ese informe ??....

Cuervo Ingenuo -

Me parece un articulo riguroso y muy valiente, y que muestra que hay gente que tiene principios en cualquier organización.

Gracias al señor Vinagre por darnos una lección de valentia.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres