Blogia
Informacion Alternativa en Extremadura

El juguete popular

El juguete popular Eloy Vicente Cestero El juguete popular 

Resulta digno de analizar el papel que está jugando el Partido Popular en el asunto de la refinería de Tierra de Barros pues, si bien nunca tuvo las cosas muy claras con respecto a este tema, en los últimos meses estamos asistiendo a un estado de nerviosismo que raya en lo patológico por parte de sus dirigentes. ¿Por qué será?

¿Acaso, conscientes de que los ciudadanos hemos estado pendientes de sus acciones, temen que desconfiemos de ellos? ¿Hay razones para tal desconfianza?

 

Veamos la trayectoria que ha descrito el PP en estos últimos dos años.

 

En los inicios, la Agrupación Local de Villafranca aceptó por activa y por pasiva la instalación de la refinería. Por activa a través de las sesiones plenaria y por pasiva estorbando en la labor de la Plataforma Ciudadana Refinería No (PCRN). Todos lo sabemos.

 

Después, conforme iban pasando los meses y según iban observando el movimiento social que se estaba generando, los dirigentes populares no tuvieron más remedio que rectificar para evaluar la situación y elaborar la estrategia más adecuada.

 

Una situación verdaderamente complicada, pues el partido que tradicionalmente defiende a los empresarios y a Dios por encima de todas las cosas, choca contra la cruda realidad cuando se plantea el problema de qué hacer en el momento en que unos industriales perjudican a otros. ¿A quién defender? ¿A BBVA, Caja Madrid, Iberdrola, etc. o a la industria agroalimentaria de Tierra de Barros? También esta última está formada por empresarios, y algunos, muchos, del PP. Desde luego no me gustaría estar en el pellejo de Floriano o Tortonda en estos momentos.

 

Sin embargo, los populares fueron capaces de encontrar la solución más cínica posible: Ni aquí, ni así.

 

En primer lugar me parece razonable exigir que si el PP no quiere la refinería aquí, diga entonces donde la colocaría.

 

Sin ánimo de adelantarme cronológicamente a los hechos, según sus últimos artículos, parece ser que Floriano se adjudica sin complejos el puesto de adalid del ecologismo regional. Gran contradicción por supuesto, pues un verdadero ecologista se opondría, como la PCRN, a la instalación de la refinería en cualquier sitio. 

 

En segundo lugar dice el PP que no quiere que se ponga la planta industrial así.

 

Se comprende que el partido se queje del aparato de represión que está poniendo en práctica el PSOE y sobre el cual han salido ya ríos de tinta de mis manos. Sólo debo plantear una pequeña salvedad. Y es que mientras que algunos tenemos mucho que perder, ellos tienen mucho que ganar. Así que tranquilícense, señores populares, que lo que ustedes están tratando de adjudicarse pertenece por derecho a los ciudadanos de Villafranca, algunos de los cuales se parten la cara día a día por la democracia que, entre otros, ustedes utilizan como más les interesa.

 

En cualquier caso, a priori, resulta lógico que el PP se oponga a la represión socialista. Sin embargo ¿cómo actúan ellos?

 

Doña Teresa Tortonda, concejala de Ayuntamiento de Villafranca de Los Barros ha manifestado en varias ocasiones su intento de desestabilizar a la PCRN. Ha insultado continuamente a los dirigentes de la misma. Ha enviado a militantes de su partido a dividir a la asamblea. Ha paralizado una reunión de la plataforma con el alcalde de uno de los pueblos por los que pasa el oleoducto, echando a perder parte del trabajo de la PCRN. Incluso ha tenido la poca vergüenza de espiar conversaciones ajenas detrás de la puerta para después tergiversarlas y ser descubierta.

 

Además el PP de Los Santos de Maimona ha enviado a los concejales que están en contra del proyecto a la última fila de su Grupo Municipal  en el ayuntamiento.

 

Y Juan Parejo, presidente de Nuevas Generaciones en Extremadura ha tratado de asignarse un punto en uno de nuestros cortes de autovía.

 

Con todo lo anterior todavía se atreven a decir que no se hacen las cosas como las hace el PSOE.

 

Pero no se vayan todavía, aun hay más.

 

Ahora, con las elecciones a la vuelta de la esquina le añaden una nueva restricción a su eslogan: Ni así, ni aquí, ni con dinero público.

 

Como bien cuestionaba un compañero de la plataforma en la última asamblea ¿Acaso contamina más el dinero público que el privado?

 

Algunos ingenuos, o falsamente ingenuos, quieren ver en esto la declaración de oposición del PP a la refinería.

 

No nos engañemos, lo que quiere decir esto es que además de poner la planta de refino, el control de ésta recaerá en las empresas  mantenidas y a la vez sobre las que se sustenta el PP.

 

De manera que, primero traicionan a los empresarios vitivinícolas, después a los vitivinícolas y a los otros. Ahora se posicionan en beneficio exclusivo de estos últimos. Y durante estos dos años les ha dado tiempo de sobra para reírse de toda la población extremeña, y lanzar a las demás comarcas la voz de alerta de que también a ellas les puede caer la gorda, que no el gordo.

 

Si juegan así con sus empresarios ¿qué puede hacer esta gente con los demás?

 

Como miembro de la PCRN condeno con la mayor agresividad que puedo el comportamiento de este partido y exijo que se marchen quienes vean en esta lucha únicamente que el PSOE pierda las elecciones. Que de todo hay en la viña del señor y la PCRN no iba a ser menos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres